Los Infalibles

El gran peligro de muchos cristianos es pretender que la verdad absoluta de la Palabra es sinónimo de sus sistemas y principios teológicos y de practica o tradición propias ,he aquí que el llamado de alerta del apóstol Juan “guardaos de los ídolos”, y el primer mandamiento “no os haréis dioses…” debe ser imperativo para la teología de muchos hermanos evangélicos actuales quienes no pueden ver más allá de lo que su tradición deificada, o particular manera de ver las cosas  ,a lo que dogmáticamente llaman “lo que enseña la Biblia”.

No esta mal poner en la mesa las herejías de falsos movimientos que se hacen pasar por cristianos como los ” evangelios” de prosperidad, o unitarios ,etc. pero atacar a hermanos trinitarios y en los que estamos de acuerdo con doctrina fundamental  y volver “absoluto” nuestro sistema teológico no es solo peligroso si no también nocivo, ya que crea una falta de respeto por el hermano , y uno se siente por encima de la opinión de otros hermanos nacidos de nuevo, y de iglesias verdaderas, porque ya se posee “ la verdad”.

Esa tendencia a la autojusticia y al orgullo anti espiritual es grave, mas cuando buscan excusas para seguir practicando un estilo de vida de ” infalible”, incluso muchos usarían la falacia de “ subir al coche” constantemente , al mencionar a otros hermanos en la fe de sana doctrina o del pasado, sacándolos de contexto, para poder sentirse de alguna forma, acompañados en su cerrada idea, con frases como “nosotros creemos”, “ tal, y tal y tal no hubieran creído esto”, “ aquellos que creemos esto , decimos que …”.

Aquellos que se creen infalibles no están tal vez dándose cuenta que están en pecado practicado, dispensando el odio, y el aborrecimiento a sus propios hermanos, disfrazándolo de “piedad” y “ celo por la verdad” ( sus posturas en temas no fundamentales)”

Como diría el teólogo Arthur W. Pink

“Una de las pruebas más seguras para aplicar a la conversión profesada es la actitud del corazón hacia el pecado. Donde se ha plantado el principio de santidad, habrá necesariamente un aborrecimiento de todo lo que no es santo. Si nuestro odio al mal es genuino, estaremos agradecidos incluso cuando la Palabra reprueba el mal que no sospechábamos”

Si tú tienes un corazón que no discierne que la más grande forma de mundanalidad es el aborrecer a tu hermano ( 1 Juan 2:9-11; Santiago 3:13-18) que no es santo ese celo carnal y violento que no descasan ,es posible que tengas que reconsiderar si realmente has nacido de nuevo.

No está mal citar la historia de la Iglesia, pero creo que si se desea defender una postura particular, y se tiene  que llegar al colmo de someter las opiniones de hombres en la historia de la Iglesia a nuestras ideas para sentirnos acompañados, no debemos engañarnos a nosotros mismos y aun peor  sacar de contexto la Escritura.

Con todo el amor del mundo y el respeto les opino a tales amados, sería mejor que no opinen. Los cristianos creemos en la inerrancia e infalibilidad de la Escritura, no en la inerrancia y la infalibilidad de costumbres , ideas y tradiciones particulares.

Esto no hace que haya unión en el Evangelio ni centralidad en el mismo, debido a que por lo general estos muy amados santos, terminan alejándose de la comunión con sus hermanos por temas de doctrina importante para cada denominación pero que son periféricas .

Carlos Alberto Paz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s